Artículo Senegal Emerge en la revista El Exportador
18/03/2016
La estabilidad política y económica, la proximidad con la España peninsular y más aún con el archipiélago canario, la reciente reforma del código aduanero y el nuevo plan para facilitar la implantación de empresas e inversiones explican el creciente interés de las firmas españolas por Senegal, que aspira a convertirse en la puerta de entrada a un mercado de 300 millones de personas.

Tras varios años de crecimiento económico a un ritmo medio del 3,5%, este país del África Occidental superó el año pasado las expectativas al registrarse un crecimiento del 6,4% (estimación al cierre de este artículo). 

Aupado por un cuadro macroeconómico estable y un endeudamiento externo sostenible, que permite un significativo margen de maniobra para afrontar las necesidades de financiación del crecimiento, este mercado se está convirtiendo, además, en un excelente punto de acceso a la región y en un centro logístico y de servicios.

Senegal es miembro fundador de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), de la Unión Africana  y de la Unión Económica y Monetaria de África Occidental (UEMOA), lo que le sirve para desempeñar un papel estratégico.

Un mercado poco diversificado


Senegal es un mercado pequeño, de 14,6 millones de habitantes, muy vinculado y sensible al precio, con un PIB per cápita anual de 1.092 dólares según el FMI, y con una escasa demanda de bienes de alta gama y con componente tecnológico alto o medio-alto. 

Existe una importante implantación del producto francés, por tradición e imagen, y una creciente presencia de bienes asiáticos, por precio, fundamentalmente en consumibles.

El país sufre un déficit comercial estructural. Su urdimbre productiva está poco diversificada y es muy dependiente del mercado exterior en prácticamente todos los sectores, incluso en productos alimenticios.

Presenta también importantes carencias en el suministro de energía, especialmente en producción. Las prioridades del Gobierno pasan aquí por diversificar su mix energético, muy dependiente de los hidrocarburos, mediante acciones como el impulso de las energías renovables.

Un mejor clima de negocios


Según el informe "Doing Business 2016", Senegal ocupa el puesto 153 de 189 países en cuanto a facilidad para hacer negocios. Muchos son los aspectos que es preciso abordar en este ámbito. 

En este sentido, la consejera económica y comercial de la Embajada de España en Dakar, María Peña, destaca cuestiones tan importantes como "la modernización de la Administración y el fortalecimiento del sistema judicial, especialmente en lo que se refiere a la jurisdicción contencioso-mercantil y a los medios alternativos de resolución de conflictos".

Por otra parte, también son necesarias la ampliación de la base impositiva y la reducción paulatina de la economía informal, que tiene un peso determinante y copa la mayor parte de los intercambios comerciales.

Asimismo, la reforma del sistema de derechos de propiedad serviría para garantizar la seguridad jurídica y disminuir los elevados costes financieros.

Por todo ello, el país está inmerso en una serie de cambios normativos que le han permitido situarse entre los 10 más reformistas según los listados del Banco Mundial. "Esto", subraya María Peña, "hace innegable la voluntad de cambio y la de eliminar muchos de los círculos viciosos que han venido convirtiéndose en barreras para su propio desarrollo".

La importancia del socio local


A la hora de acceder a este mercado, y tras realizar su correspondiente análisis, resulta esencial dotarse de los recursos humanos adecuados. Rafael Rodríguez, presidente de la Asociación de Empresarios Españoles en Senegal (AEES), destaca que a menudo las empresas españolas no disponen de ellos debido al desconocimiento del idioma por parte de los expatriados y a la escasa experiencia previa en África. Por lo tanto, "un buen proceso de selección del personal local es a menudo la clave del éxito o el fracaso de nuestra aventura empresarial", subraya. 

La relevancia de las relaciones personales y la falta de transparencia hacen necesario, en muchos casos, contar con un introductor, intermediario o un socio inversor. La elección requiere tiempo porque a veces es muy difícil conocer el verdadero valor añadido de nuestra contraparte, por lo que resulta conveniente introducir un marco de incentivos eficiente y lo más objetivo posible, que nos permita medir resultados concretos.

La elección de un buen transitario puede ser también un elemento clave. En el caso de que nuestro socio participe en la inversión, conviene dotarse de un soporte jurídico adecuado que permita minimizar riesgos. 

Atención a los detalles


De la misma forma que los costes de entrada pueden ser altos, también lo son los costes de salida para resolver conflictos de carácter administrativo o judicial. Por ello, desde la Ofecomes en Dakar aconsejan contar siempre con asesoramiento legal de confianza y seguir rigurosamente todos los procedimientos. 

En este sentido, la consejera apunta que "cuestiones meramente formales pueden bloquear indefinidamente una operación. Los conflictos a veces son inevitables, incluso cumpliendo la norma, pero en caso de infringirla los obstáculos que se pueden presentar serán insalvables a medio plazo".

De igual modo, cuantos más instrumentos se tengan para cubrir el riesgo, como cláusulas de seguro y mecanismos de conciliación contractual o de arbitraje internacional, mejor.

Todo ello se aplica tanto en las relaciones entre particulares como con el sector público. "Es preciso asumir también el hecho de la falta de continuidad de las políticas económicas o del modelo económico, que, lamentablemente, han generado no pocos conflictos en el caso de concesiones públicas", argumenta María Peña.

El presidente de la AEES opina de forma similar en cuanto al blindaje de los contratos en el marco de las licitaciones públicas. Aconseja remitirse a la jurisdicción de la Organización para la Armonización del Derecho Mercantil en África (OHADA), "cuya competencia es superior a la nacional y a menudo más imparcial".

Hora de invertir


Senegal comparte con los países del entorno una moneda común, el franco CFA, cuya paridad fija con el euro representa una importante garantía, y presenta una legislación mercantil regida por el código de la OHADA.

El Gobierno ha puesto en marcha el Plan Senegal Emergente (PSE) como su nuevo modelo de crecimiento con el objetivo de convertir el país en emergente de aquí a 2035, gracias a un importante proceso de inversión y reformas estructurales que deberán consolidar un crecimiento medio del 7% al 8% anual.

El Plan de Acciones Prioritarias 2014-2018 (PAP) concreta esta estrategia con un presupuesto cercano a los 15.000 millones de euros a través de cerca de 200 proyectos en sectores como la agricultura, la vivienda social, los servicios o el turismo, que se ejecutarán con financiación pública, privada y en régimen de colaboración público-privada (PPP).

Principales cifras de inversión


Según datos del "World Investment Report 2015" de la UNCTAD, Senegal contaba en 2014 con una inversión extranjera directa (IED) acumulada de unos 2.700 millones de euros, lejos de la registrada por otros países de la región productores de petróleo.

No obstante, su política aperturista y el impacto de la puesta en marcha del mencionado plan auguran una evolución positiva de las cifras, que ya en 2014 apuntaban un crecimiento del 10% y se estima que sumaron 327 millones de euros en 2015.

Francia es históricamente el principal inversor extranjero en Senegal, con cerca del 40% de la misma, seguida de otros países europeos a los que se han sumado emergentes como China, con un importante papel como financiador, Marruecos, en el sector inmobiliario, o la India.

España y Senegal


Nuestra balanza comercial con el país africano registra un tradicional superávit. El volumen de exportaciones españolas es reducido en términos cuantitativos, apenas 150 millones de euros en 2014, pero más relevante si se compara con el registrado en otros países de la zona.

Su evolución es además positiva, ya que entre enero y noviembre de 2015 ha experimentado un crecimiento del 80%, colocando a España como el cuarto proveedor europeo, con 270 millones de euros. 

Nuestras ventas de combustibles al país mantienen el papel protagonista, al representar, por ejemplo, el 25% de las exportaciones durante el período mencionado de 2015, pero también se observa la tendencia hacia una mayor diversificación del resto de partidas. Esta circunstancia puede explicarse por una elevada concentración y por el crecimiento y rotación de firmas que exportan pequeñas cantidades. 

La imagen de nuestras empresas en el mercado senegalés es muy positiva. El producto español es percibido como de buena calidad y precio relativamente asequible. Algunas de nuestras marcas más emblemáticas ya se han implantado con éxito en el país.

Tal y como subraya Rafael Rodríguez, "la percepción general hacia España, su lengua o su cultura es de cercanía y, a menudo, de simpatía".

A pesar de la escasa presencia inversora española en el país africano, con un volumen de unos 16 millones de euros en 2013, esta es significativa en el sector pesquero -a través de empresas mixtas- y minero -en el ámbito de los fosfatos y la atapulgita, un tipo de mineral con aplicaciones industriales-.

Por último, existe un Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones, en vigor desde 2011 y un Convenio para Evitar la Doble Imposición, efectivo desde octubre de 2012.

Opciones para la exportación y la inversión


Las principales oportunidades comerciales en Senegal vienen de la mano de licitaciones internacionales financiadas por donantes bilaterales y multilaterales, especialmente en los sectores de agua, saneamiento e infraestructuras de transporte. A ello se suma el importante papel que representa para la inversión la puesta en marcha del ya citado Plan Senegal Emergente. 

MINERÍA. Este sector ofrece también opciones de negocio, tanto en inversión como en suministro de equipamiento en los subsectores de los fosfatos, atapulgita, oro, mercurio, mármol, áridos y circonio.

ENERGÍA. Existen posibilidades en materia de producción eléctrica y en la explotación de áreas de electrificación rural.

SECTOR AGROALIMENTARIO. El rápido crecimiento de la población y la excelente imagen del producto español sirven para impulsar nuestras exportaciones.

No obstante, hay limitaciones de acceso al mercado debido a la concentración de los importadores y al uso de centrales de compras en Europa por parte de las principales cadenas de supermercados.

Por el lado de la inversión, la agricultura dirigida a la exportación cuenta con potencial debido a las buenas condiciones climáticas y ya está siendo explotada por empresas locales y europeas.

CONSTRUCCIÓN. Destaca la demanda existente de materiales y equipamiento para la construcción de calidad que puedan competir en precio. Su finalidad es abastecer el mercado tanto inmobiliario como de obra pública, que el Gobierno senegalés impulsa y desea potenciar durante los próximos años.

INFRAESTRUCTURAS DE TRANSPORTE. Actualmente están en marcha varios proyectos para la extensión y rehabilitación de la red de carreteras, en los que intervienen instituciones financieras internacionales y el propio Estado.

El principal proyecto ferroviario en curso es la creación de la línea que unirá la capital con el nuevo aeropuerto internacional Blaise Diagne, con un coste estimado de más de 600 millones de euros. Este último ya se encuentra en su fase final y pretende consolidar al país como centro aéreo regional.

Casos de éxito de empresas españolas


GRUPO NÚMERO 1. Esta empresa canaria de distribución textil abrió sus dos primeras tiendas en Senegal en 2011 como primer paso dentro de su estrategia de internacionalización.

"La firma de un contrato con el Grupo Inditex, que concedía la distribución exclusiva para la comercialización de los stocks en 20 países de la subregión -explica su director financiero, Fernando García Blanco- posibilitó encarar este proyecto con la garantía de contar con un socio que siempre nos ha apoyado".

Gracias al cuidado de la imagen y la calidad ha conseguido una buena acogida y ampliar su presencia a 15 puntos de venta y un centro logístico en el país.

"Nuestros planes de futuro", comenta García Blanco, "pasan por consolidar la presencia en Senegal y centralizar desde allí el desarrollo comercial hacia los 20 países de nuestra área de responsablidad. Hemos comenzado un plan de expansión en la región mediante la apertura de puntos de venta ya operativos en Mauritania, Gambia, Níger o Costa de Marfil".

PROSOLIA. Desde 2010, la sede central en África de esta compañía de energía renovable se encuentra en Dakar, tanto para acceder a este mercado como a otros países del continente donde también cuenta con delegaciones.

José Luis Martínez, director general de Prosolia África, destaca que el proceso de implantación fue lento y necesitó de muchos estudios previos.

"Comenzamos poco a poco, sin socios locales y sin prisas. Lo primero fue rodearnos de un equipo local con experiencia y ganas de trabajar en el proyecto. Las personas han sido la clave y gran parte de la razón de nuestros buenos resultados", apunta.

"Senegal no es ahora nuestro mercado prioritario, pero sí el centro de operaciones desde donde accedemos a la región, con varios proyectos fotovoltaicos de conexión a red en países como Ghana y Nigeria", concluye el directivo.

ISOLUX CORSÁN. Está ejecutando un tramo de 200 kilómetros de carretera, la RN6, en la región de Casamance, situada al sur del país. El proyecto cuenta con un presupuesto de 111 millones de euros, configurado por tres contratos, de los cuales dos ya se han finalizado y el tercero está previsto que concluya antes de julio de este año.

Su comienzo en el país se produjo a través de licitaciones. Raúl Chaminade, director para Canarias y África Occidental de la firma, explica que estas "fueron publicadas internacionalmente por el fondo americano MCC a través de Internet y se pudieron presentar todas aquellas empresas con la capacitación y experiencia requeridas en las bases de los concursos".

Chaminade apunta como principales obstáculos que Senegal es "un mercado de difícil penetración por sus tiempos de respuesta y por una burocracia en ocasiones excesiva para culminar los negocios".

GRUPO SA EDUARDO VIEIRA. Inició su actividad productiva en Senegal en 1989 con dos barcos de pesca a través de la creación de una sociedad senegalesa, Senevisa. En el año 2003, adquirió la empresa Amerger como complemento de sus actividades.

La primera posee en la actualidad seis barcos congeladores y otro de pescado fresco, mientras que la segunda dispone de una planta de procesado de pescado. Ambas cuentan con actividad exportadora.

El director general, Jorge Pérez-Bouzada, recalca que "Senegal tiene la estabilidad política adecuada y una buena predisposición para promover la IED. Además, es una buena puerta de entrada a un mercado en crecimiento como el de los países del África Occidental".

En cuanto al futuro, "este pasa", según Pérez-Bouzada, "por seguir invirtiendo como llevamos haciendo desde hace más de 25 años. Estamos desarrollando un proyecto de modernización de nuestras instalaciones con el objetivo de aumentar la cartera de productos y abrir así nuevas posibilidades comerciales y de crecimiento". Considera además que "es fundamental que continúen aplicándose políticas pesqueras sostenibles".

Artículo original publicado por JAVIER GARCÍA CUESTA en la Revista El Exportador

Más información y gráficas en el artículo original.